¿Qué es el dolor?


Este testimonio es de una paciente que sufre de dolor crónico. Aquí nos muestra su percepción del dolor.

El dolor es un martillo que golpea en una forja sin fín, que no se apiada, que no entiende de súplicas. Que se aferra más, cuanto mayor es la impotencia. Miles de cuchillos que se ensañan con su víctima inocente.

El dolor es un perro, un dobermann, que cuando muerde no te suelta. El dolor te anula, te invade, se apodera de ti. Dejas de existir, sólo vives para él. No piensas, sólo sientes. Cuando la desesperación se adelanta al dolor, entonces se hace intenso, y se inicia una batalla ganada de antemano. El dolor siempre vence.

El dolor es Hades que te arrastra, como a Perséfone, hasta los Infiernos y, si cabe, peor aún. No pacta, no te deja salir ni siquiera en primavera.

Pero hay que buscar estrategias, cambiar la visión. Pensar en él como en un alien que vive alojado en ti, que tiene vida propia, con el que debes tomar contacto y dialogar: “tú vives tu vida y déjame vivir a mí” o “no quiero saber de ti, te minimizo, te reduzco a la nada”

Educar al dolor, convertirlo en algo más benevolente, como en un niño travieso, que sólo quiere llamar la atención, y al que no hay que hacerle caso.

O profundizar en él como en un pozo, para luego cegarlo.

Recuperar la armonía de nuestro ser, con una respiración profunda que expulse el dolor de nuestra mente, si es imposible expulsarlo de nuestro cuerpo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: