Retrato desintegrado


Nuestro amigo Cortés, afectado de polio, nos envía un poema escrito, a raíz de la operación que sufrió en su hombro derecho, este verano.

Retrato desintegrado

Vida entera soportando
secuelas de enfermedad.
Desde que me dio la Polio
con diez meses poco más:
Me dejo una pierna débil
y un brazo, de no abrazar.

No fue solo ir despacio
por el mundo al transitar.
Los prejuicios produjo
Nadie los quiso apreciar…
Decían, que si me quejaba,
era mi debilidad.

No había que fijarse mucho.
Bastaba sólo mirar.
Puedo mostrar cicatrices
en cualquier extremidad
Tal vez para no mirarlas
dijeron que yo era igual.

Pasé los jóvenes años
buscando oportunidad.
Lo que a otros le era fácil
a mí me costaba más
Y aunque hice más que otros
siempre se me pedía más.

De mí huyeron personas
que son también sociedad
Con lo que crecí alejado,
De aquellos que hacían más.
Nadie quiso compensarme
Por no ser del todo igual.

He pasado muchos años
En medir y en el tasar
Vida entera imaginando
dónde o no, podría llegar
No sé si he llegado lejos
O pude producir más.

Ya más de cincuenta años
sin descanso y sin parar
Medio siglo sin ayuda
Sin ser como los demás
Haciendo lo que he podido
Y siempre en la soledad

Desde que alcancé la meta
De empleo y estabilidad
No sé que me ha sucedido
Que no sé quien yo soy ya.

Por mucha de tanta gente
siento desprecio total.

Y con quien siento cariño
Tampoco quiero tratar.

Cortés Bracero de la Hoz
Lágrima de la acromioplastia
(10-09-2009)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: