Somewhere over the rainbow


En algún lugar sobre el arcoiris

En algún lugar sobre el arcoiris
muy, muy alto…
hay una tierra de la escuché contar
en una canción de cuna.

En algún lugar sobre el arcoiris,
los cielos son azules
y los sueños que te atreves a soñar
se vuelven realidad.

Algún día pediré un deseo a una estrella
y despertaré muy lejos de las nubes
dejándolas atrás,
donde los problemas son como gotas de limón
lejos, muy por encima de las chimeneas,
ahí es donde me encontrarás.

En algún lugar sobre el arcoiris
vuelan pájaros celestes.
Los pájaros vuelan por encima del arcoiris,
entonces, ¿por yo no podría?

Si los pájaros vuelan alegremente
más allá del arcoiris…
¿Por qué yo no podría?

Cómo meditar en un minuto


Cuando pensamos en la meditación, solemos asociarlo a un ambiente especial, aislado, en un lugar sin ruidos o interferencias que nos puedan interrumpir el momento. Lo asociamos a un tiempo, como mínimo, de unos diez minutos. En el siguiente vídeo vamos a comprobar cómo en un minuto y en cualquier espacio se puede practicar la meditación. ¿Nos atrevemos a ponerlo en práctica? No perdemos nada, ¿verdad? y podemos ganar muchos beneficios para nuestra salud. Podemos convertirla en una buena terapia para momentos de estrés en nuestro día a día, ante cualquier situación y lugar, en casa, en el trabajo, en la calle. Es como hacer un paréntesis pequeño, como aquello que anunciaba la tele… ¡pero sin comer chocolate! (Se puede sonreir)

Vídeo en inglés, subtitulado en castellano: Cómo meditar en un momento.

  • Más información:

El reflejo de la vida


Cuento indio El reflejo de la vida.

Había una vez un anciano que pasaba los días sentado junto a un pozo a la entrada del pueblo.

Un día, un joven se le acercó y le preguntó:

– Yo nunca he venido por estos lugares… ¿Cómo son los habitantes de esta ciudad?

El anciano le respondió con otra pregunta:

– ¿Cómo eran los habitantes de la ciudad de la que vienes?

– Egoístas y malvados, por eso me he sentido contento de haber salido de allá.

– Así son los habitantes de esta ciudad, le respondió el anciano.

Un poco después, otro joven se acercó al anciano y le hizo la misma pregunta:

– Voy llegando a este lugar. ¿Cómo son los habitantes de esta ciudad?

El anciano, de nuevo, le contestó con la misma pregunta:

– ¿Cómo eran los habitantes de la ciudad de donde vienes?

– Eran buenos, generosos, hospitalarios, honestos, trabajadores… Tenía tantos amigos que me há costado mucho separarme de ellos.

– También los habitantes de esta ciudad son así, respondió el anciano.

Un hombre que había llevado a sus animales a tomar agua al pozo y que había escuchado la conversación, en cuanto el joven se alejó le dijo al anciano:

– Cómo puedes dar dos respuestas completamente diferentes a la misma pregunta hecha por dos personas?

– Mira -le respondió, cada uno lleva el universo en su corazón. Quién no ha encontrado nada bueno en su pasado, tampoco lo encontrará aquí. En cambio, aquel que tenía amigos en su ciudad, encontrará también aquí amigos leales y fieles.

Encuentran siempre lo que esperan encontrar. Porque las personas son lo que encuentran en sí mismas.

TODO LO BUENO Y LO BELLO DE LA VIDA QUE NECESITAS LO LLEVAS DENTRO DE TI.

La resiliencia y el crecimiento personal


En un pasado post os hablaba de los cambios que, a veces, se presentan en nuestras vidas, y que suponen el final de una etapa que hay que saber cerrar,  para dejar paso a una nueva. En determinados momentos pueden ocurrir acontecimientos muy duros, o determinadas personas pueden vivir una existencia muy adversa.

Pero ante cualquier adversidad de la vida, las personas reaccionan de forma diferente, según su grado de resiliencia, es decir, según la capacidad que poseen para sobreponerse, e incluso salir fortalecidas de esa adversidad. Los problemas y experiencias adversas nos pueden servir para crecer y madurar emocionalmente. Se trata de convertir en positivo, lo negativo.

Las desgracias pueden, paradójicamente, permitirnos madurar. Todo depende de cómo las veamos: como problemas o como oportunidades. (1) Para la psicología transpersonal, todo obstáculo es palanca. ¡Es la ciencia que permite transformar el sufrimiento en dicha! (2)

Entonces, ¿por qué unas personas poseen esta capacidad y otras no? ¿por qué hay personas que no aprenden del sufrimiento? En opinión del doctor en Psicología Manuel Almendro, “el mayor obstáculo es quedarse anclado en el papel de víctima”.

Rasgos que potencian la resiliencia

  • La introspección: Es una facultad que permite a la persona a entrar dentro de sí misma, observarse, reflexionar y hacerse preguntas. Es un punto de conocimiento y reconocimiento de nosotros mismos. Nos ayuda, pues, a preguntarnos y respondernos de forma honesta.
  • La independencia: Ayuda a establecer límites entre uno mismo y los ambientes adversos. Potencia el establecimiento de una distancia emocional y física ante determinadas situaciones, sin llegar a aislarse. Nos permite ver las cosas desde fuera. Cuando la distancia física no es posible, debemos suplirla por la distancia emocional, siempre que se pueda.
  • La iniciativa: Capacita para afrontar los problemas y ejercer control sobre ellos. Es una forma de tomar las riendas de nuestra vida o de la situación que estamos viviendo.
  • El humor: Conduce a encontrar el lado cómico en las situaciones adversas. El sentido del humor es una de las fortalezas humanas, hace que cambie nuestra percepción del problema. Del estudio de la influencia del humor sobre la salud se ocupa la Psico-neuro-inmunología y existen terapias que intentan potenciar la risa y el buen humor en los pacientes, como la risoterapia.
  • La creatividad: Es la capacidad de crear, de producir cosas nuevas y valiosas, es la capacidad del cerebro para llegar a conclusiones nuevas y resolver problemas en una forma original. Lleva a crear orden y belleza a partir del caos y el desorden. En la infancia se expresa en la creación y los juegos que son las vías para disfrazar la soledad, el miedo, la rabia y la desesperanza.
  • La moralidad: Invita a desear una vida personal satisfactoria, amplia y con riqueza interior. Incluye la conciencia moral, el compromiso con valores y la separación entre lo bueno y lo malo, lo correcto y lo erróneo.
  • La habilidad para establecer lazos íntimos y satisfactorios con otras personas. Capacita a brindarse a otros y aceptarlos en la propia vida.

A esta relación de rasgos habría que añadir la fuerza de voluntad, tan importante en una persona para superar las adversidades.

La personalidad resistente (hardiness)

El concepto de personalidad resistente es relativamente reciente, aparece por primera vez en la literatura científica en 1972 (revista Family Circle), en relación a la idea de protección frente a los estresores. Son Kobasa y Maddi los autores que desarrollan el concepto, a través del estudio de aquellas personas que ante hechos vitales negativos parecían tener unas características de personalidad que les protegían. En los comienzos de este concepto tuvo mucha importancia la teoría existencial de la personalidad. Se concibe al individuo no como un portador de una serie de rasgos internos y estáticos, sino como alguien que de forma continua y dinámica va construyendo su personalidad a través de sus acciones. Además, el existencialismo entiende la vida como un inevitable cambio asociado a situaciones de estrés. Tres conceptos existencialistas son especialmente relevantes: el compromiso, el control y el reto. (3)

La vida es un aprendizaje en el que vamos construyendo nuestra propia existencia. Y la mejor manera de encararla es mediante un pensamiento positivo.

Para terminar, copio aquí un texto visto en el blog Algo de luz y un poco de ceniza:

Una piedra en el camino

El distraído tropezó con ella .
El violento la usó como proyectil.
El emprendedor construyó con ella.
El caminante cansado la usó como asiento.
Para los niños fue un juguete.
Drummond hizo poesía con ella.
David mató a Goliat.
Michelángelo extrajo de ella la más bella escultura.

En todos los casos la diferencia no estaba en la piedra, sino en el hombre.
No existe piedra en tu camino que no puedas aprovechar para tu propio crecimiento.

Notas:

(1) Alex Rovira. ¿Quién manda en mi vida?
(2) Manuel Almendro, doctor en Psicología. Entrevista.
(3) C. Peñacoba y C. Moreno: El concepto de personalidad resistente.

Fuentes:

Más información:

Procedencia de la imagen.

ACTUALIZACIÓN (20-01-2010):

Cerrar etapas


A menudo se nos presenta un cambio en nuestras vidas, sea un empeoramiento en nuestra salud, un amigo o familiar que se va o se nos va, un cambio en nuestra vida laboral, un proceso de jubilación… y debemos asumir el final de una etapa. En muchas ocasiones, el proceso de las diferentes etapas de nuestras vidas está intercalado de momentos de crisis. Después de una crisis se produce una renovación del ser humano. Hemos de aprender a cerrar capítulo para poder vivir esa nueva etapa sin que el pasado interfiera en el presente. No podemos aferrarnos a lo que ya no es.

Este vídeo muestra las claves que nos aporta Paulo Coehlo. Espero que haya alguien a quien le pueda ayudar.

Cuando llega Fin de Año, asistimos a un momento de renovación y de buenos propósitos. Yo os deseo todo lo mejor, mucha paz interior, salud y felicidad.

¡Feliz 2010!

Si te gusta hacer test como divertimento:

Necesitamos…


Y tú, ¿qué necesitas?

¿Una pastilla para quitarte todo el dolor que te aguarda?

¿Un sol para calentar el frío bisturí del tiempo?

¿Una sonrisa para iluminar tu estancia?

¿Un beso para calmar tu sueño?

¿Un amigo para acunarte el alma?

¿Un mundo imperfecto, a tu medida?

¿Una playa de arena caliente para descalzarte y dejar tu huella?

No te rindas, Mario Benedetti


Este es un poema, de Benedetti, que me gusta mucho, pero me vais a permitir que copie aquí otro, Hombre que mira más allá de sus narices.

Siempre es bueno mirar más allá de nuestras narices, más allá de nuestro propio ombligo; mirar la vida cara a cara, soñando ese día que sabemos que existe agazapado, esperando sólo una palabra nuestra que le anime a ser amanecido.

Hoy me despierto tosco y solitario
no tengo a nadie para dar mis quejas
nadie a quien echar mis culpas de quietud

sé que hoy me van a cerrar todas las puertas
y que no llegará cierta carta que espero
que habrá malas noticias en los diarios
que la que quiero no pensará en mí

y lo que es mucho peor
que pensarán en mi los coroneles
que el mundo será un oscuro
paquete de angustias
que muchos otros aquí o en cualquier parte
se sentirán también toscos y solos
que el cielo se derrumbará
como un techo podrido
y hasta mi sombra
se burlará de mis confianzas

menos mal
que me conozco

menos mal que mañana
o a más tardar pasado
sé que despertaré alegre y solidario
con mi culpita bien lavada y planchada
y no solo se me abrirán las puertas
sino también las ventanas y las vidas
y la carta que espero llegará
y la leeré seis o siete veces
y las malas noticias de los diarios
no alcanzarán a cubrir las buenas nuevas
y la que quiero
pensará en mi hasta conmoverse
y lo que es muchísimo mejor
los coroneles me echarán al olvido
y no solo yo muchos otros también
se sentirán solidarios y alegres
y a nadie le importará
que el cielo se derrumbe
y más de uno dirá que ya era hora
y mi sombra empezará a mirarme con respeto

será buena
tan buena la jornada
que desde ya
mi soledad se espanta.